LA PSICOMOTRICIDAD

La Psicomotricidad



El concepto de psicomotricidad no está claramente definido, puesto que poco a poco se incluyen más actividades y se va extendiendo a nuevos campos. Al principio eran un conjunto de ejercicios utilizados para corregir alguna debilidad, dificultad o discapacidad. Pero hoy en día ocupa un lugar destacado en la educación infantil, sobretodo en los primeros años de la infancia, ya que existe una gran interdependencia entre los desarrollos motores, afectivos e intelectuales.



La psicomotricidad es la acción del sistema nervioso central que crea una conciencia en el ser humano sobre los movimientos que realiza a través de los patrones motores, como la velocidad, el espacio y el tiempo.



Ámbitos de desarrollo de la Psicomotricidad







Estimulación Psicomotriz (Psicomotricidad educativa):



Nace de la concepción de educación vivenciada iniciada por André Lapierre y Bernard Aucouturier que consideran el movimiento como elemento insustituible en el desarrollo infantil. Autores como Jean Le Boulch o Pierre Vayer consolidan esta tendencia. La práctica psicomotriz se dirige a individuos sanos, en el marco de la escuela ordinaria, trabajando con grupos en un ambiente enriquecido por elementos que estimulen el desarrollo a partir de la actividad motriz y el juego.



Reeducación Psicomotriz (Psicomotricidad clínica):



Nace con los planteamientos de la neuropsiquiatría infantil francesa de principios de siglo y se desarrolla a partir de las ideas de Wallon, impulsadas por el equipo de Ajuriaguerra, Diatkine, Soubiran y Zazzo, que le dan el carácter clínico que actualmente tiene. Se trabaja con individuos que presentan trastornos o retrasos en su evolución y se utiliza la vía corporal para el tratamiento de los mismos. La intervención debe ser realizada por un especialista, (psicomotricista) con una formación específica en determinadas técnicas de mediación corporal.



CONTENIDOS DE LA PSICOMOTRICIDAD



APLICACIONES DE LA PSICOMOTRICIDAD



Control tónico-postural



Control respiratorio



Equilibración



Lateralización



Coordinación dinámica



Disociación motriz



Esquema/imagen corporal



Coordinación visomotriz



Orientación espacial



Estructuración temporal



Ejecución motriz (praxias)



Diagnóstico psicomotor



Observación psicomotriz



Educación psicomotriz



Reeducación psicomotriz



Terapia psicomotriz



Relajación



Grafomotricidad



Estimulación temprana



Juego



Gerontomotricidad







Con esta actividad contribuiremos al desarrollo de las capacidades innatas del niño/a y a la satisfacción de sus necesidades motrices, afectivas y cognoscitivas, configurando un correcto desarrollo del niño en este periodo fundamental de su evolución. Se trata de aprovechar el movimiento y el componente lúdico-educativo de la Psicomotricidad para propiciar el desarrollo global e integral del niño/a y establecer unas bases solidas para consolidar futuros aprendizajes. El objetivo principal de la actividad será favorecer el dominio del movimiento corporal y las capacidades motrices básicas para facilitar la relación y comunicación que el niño/a establecerá con su entorno, divirtiéndose y disfrutando al máximo.



Movimiento y actividad psíquica



El término psicomotricidad se divide en dos partes: el motriz y el psiquismo, que constituyen el proceso de desarrollo integral de la persona. La palabra motriz se refiere al movimiento, mientras el psico determina la actividad psíquica en dos fases: el socio afectivo y cognitivo. En otras palabras, en las acciones de los niños se articula toda su afectividad y sus deseos, pero también todas sus posibilidades de comunicación y conceptuación.La teoría de Piaget afirma que la inteligencia se construye a partir de la actividad motriz de los niños. En los primeros años de vida, hasta los siete años aproximadamente, la educación del niño es psicomotriz. Todo, el conocimiento y el aprendizaje, se centra en la acción del niño sobre el medio, los demás y las experiencias, a través de su acción y movimiento.



Estimulación y reeducación



A través de la psicomotricidad se puede estimular y reeducar los movimientos del niño. La estimulación psicomotriz educacional se dirige a individuos sanos, a través de un trabajo orientado a la actividad motriz y el juego, mientras que en la reeducación psicomotriz se trabaja con individuos que presentan alguna discapacidad, trastornos o retrasos en su evolución y se tratan corporalmente mediante una intervención clínica realizada por un personal especializado.



Principios y metas de la psicomotricidad infantil



La psicomotricidad, como estimulación a los movimientos del niño, tiene como objetivo final:- Motivar la capacidad sensitiva a través de las sensaciones y relaciones entre el cuerpo y el exterior (el otro y las cosas).- Cultivar la capacidad perceptiva a través del conocimiento de los movimientos y de la respuesta corporal.- Organizar la capacidad de los movimientos representados o expresados a través de signos, símbolos, planos, y de la utilización de objetos reales e imaginarios.- Hacer que los niños puedan descubrir y expresar sus capacidades, a través de la acción creativa y la expresión de la emoción.- Ampliar y valorar la identidad propia y la autoestima dentro de la pluralidad grupal.- Crear seguridad al expresarse a través de diversas formas como un ser valioso, único e irrepetible.- Crear una conciencia y un respeto a la presencia y al espacio de los demás.



La psicomotricidad no ha sido considerada siempre de la misma manera, no es hasta llegar al siglo XX cuando se reconoce su vertiente psicológica. En dicho siglo aparecen numerosos movimientos, como la Escuela Nueva, que con su metodología activa, intenta convertir la educación en un campo de experiencias reales, vinculadas estrechamente al ambiente. Poco a poco la psicomotricidad va adquiriendo una nueva concepción “la educación integral del individuo”. La educación psicomotriz, estará ya vinculada a una corriente pedagógica que tratará la educación corporal de manera globalizada.



En las últimas décadas, la Educación Infantil ha adquirido una importancia y consideración social relevantes, configurándose como una etapa educativa con entidad propia, dotada de unas características que la definen y, a su vez, diferencian de niveles posteriores.



La Educación Infantil adquiere importancia por sí misma si se respetan las peculiaridades y características propias de este ciclo educativo en cuanto a su funcionamiento, metodología y diferencias que existen en relación con otros tramos de la educación. Se trata de dotar al alumnado de las competencias, destrezas, hábitos y actitudes que puedan facilitar su posterior adaptación a la Educación Primaria.



A través del movimiento se va organizando mentalmente el mundo exterior por lo que las actividades de psicomotricidad en la Educación Infantil van encaminadas a conseguir, con el movimiento físico, la activación de lo mental P. Picp y P. Vayer opinan que hay un estrecho paralelismo entre el desarrollo de las funciones motrices, del movimiento y de la acción, y el desarrollo de las funciones psíquicas.



El niño/a con las actividades de psicomotricidad, adquiere nociones espaciales, temporales, de lateralidad, relativas a su cuerpo, a los objetos, a situaciones que le facilitan la adquisición de nuevos aprendizajes, desarrolla sus capacidades.



El Dr. Le Boulch, en la “Educación por el movimiento” demuestra cómo el dominio corporal es el primer elemento del dominio del comportamiento. El niño/a a través de las conductas motrices y perceptivas motrices, adquiere las destrezas necesarias para conseguir aprendizajes:



1. A través de las conductas motrices



a. Organización del esquema corporal: percepción y control del cuerpo, relajación, equilibrio, respiración, etc.



b. Organización dinámica general: saltos, marchas, etc.



c. Coordinación viso-manual



2. A través de las conductas perceptivas motrices



a. Organización espacial del esquema corporal y su orientación, representación y expresión gráfica.



b. Ritmo y actividad motriz.



c. Organización y estructuración del tiempo.



d. La percepción por los sentidos: color y sonido.



La intervención educativa en materia psicomotriz, irá encaminada hacia el siguiente tipo de actividades:



· Situaciones de contacto físico con otros niños/as y con adultos, juegos colectivos en los que hay que seguir normas, trabajo de postura, el tono, el movimiento, que le permitirán un mayor autocontrol y conocimiento de sí mismo.



· Observación y exploración sensorial como medio de conocimiento del propio cuerpo y el de los demás, en un contexto de respeto a la individualidad de cada uno, favoreciendo actitudes contrarias a la discriminación y a los estereotipos de cualquier género.



· Juegos de construcción, de montaje y desmontaje, puzzles y rompecabezas, que, además de los contenidos específicos, trabajan la precisión de movimientos, lo que repercutirá en la motricidad fina y por tanto en todas las actividades de representación gráfica.



Entre los criterios metodológicos y orientaciones didácticas que puedan contribuir a una mejor realización de las sesiones de psicomotricidad en Educación Infantil podemos destacar:



· Las actividades de psicomotricidad han de ser diarias.



· Se pueden realizar en un espacio cerrado o al aire libre.



· Los espacios deben ser amplios y no presentar peligros.



· Los niños/as deben llevar calzado y ropa adecuada.



· Debemos respetar tres fases fundamentales en las sesiones: Fase inicial o calentamiento, fase principal, fase final o vuelta a la calma.



· Las actividades se realizarán en forma de juego, con carácter lúdico (aprendizajes significativos).



· En los juegos colectivos se irán introduciendo normas y pautas nuevas (mayor capacidad de coordinación y control dinámico).



· En los primeros años de la etapa de Educación Infantil, es de gran importancia la relación afectiva y corporal entre educador/a y niño/a.



· De cara al descubrimiento del propio cuerpo, las actividades de observación y exploración sensorial son de gran utilidad.



Con respecto a la evaluación decir que la principal técnica de evaluación será la observación, la recogida sistemática de datos cobrará vital importancia y por último hay que destacar la importancia de observación para la detección precoz de aquellos desajustes que pudiera presentarse en torno a las capacidades motrices, con el fin de adoptar las medidas adecuadas y evitar que los problemas se agraven o instalen de forma más definitivas.



Un buen trabajo psicomotriz en la Etapa de Educación Infantil nos va a asegurar una evolución adecuada para realizar determinadas acciones y movimientos, así como la representación mental y conciencia de los mismos, preparando con éxito al niño/a para siguiente etapa educativa.







domingo, 5 de diciembre de 2010

El MOVIMIENTO DE LA EDUCACION PSICOMOTRIZ




La educación psicomotriz, según Pierre Vayer permite lograr en el niño:

A. El desarrollo corporal (motriz), relacionado al control del movimiento en sí mismo.
B. Desarrollo mental (cognitivo), un buen control motor permite la adquisición de nociones básicas.
C. Desarrollo emocional (social y afectivo), un niño que puede moverse y descubrir el mundo es un niño bien adaptado y feliz.

Vayer, plantea que la educación psicomotriz debe ser pensada en función al niño, es decir, a su edad, a sus intereses, a sus necesidades y no en función a objetivos técnicos específicos (como aprender a leer), ni en función a postulados (teoría no directiva) ni en función a ciertas tradiciones.

Lagache, establece tres nociones esenciales para la educación psicomotriz que intervienen en el desarrollo logrando la interiorización del esquema corporal.

1.- La noción del propio cuerpo:

La construcción del esquema corporal (organización de las sensaciones relativas a su propio cuerpo en relación con los datos del mundo exterior), juega un papel fundamental en el desarrollo del niño, ya que dicha organización es el punto de partida de sus diversas posibilidades de acción.
  • El primer objeto que el niño percibe es su propio cuerpo.
  • Diferencia la satisfacción y el dolor.
  • Logra movilizaciones y desplazamientos.
  • Percibe sensaciones visuales, auditivas, táctiles, olfativas y gustativas.
  • Su cuerpo es el medio de interactuar y relacionarse con el medio ambiente.
2.- La noción de objeto.

Para adquirir un conocimiento del objeto, es necesario descubrir los principales elementos del mundo de los objetos: tiempo, espacio, número, textura, color y casualidad, son los principales elementos del mundo de los objetos con los que el niño interactúa, logrando:
  • Permanecer despierto.
  • Aprender a fijar un objeto con la mirada y también al dejar de fijarlo.
  • Por la presión y las manipulaciones en posición sedente, empieza a conocer las primeras nociones de dentro, fuera, arriba, abajo, etc.
  • La noción de color esta unida a la experiencia visual y debe estar impregnada de la acción corporal.
  • El niño construye sus primeras nociones del espacio (aquí, allí, cerca, lejos, nociones de fronteras, de límites) a través del reptar, gateo, marcha, etc.
  • Las nociones de tiempo que se adquieren con la capacidad motriz.
  • Los movimientos preparan para las operaciones lógicas, estructurando la percepción del objeto.
  • El niño aprende las palabras mediante la manipulación y la percepción de los objetos.
3.- La noción de los demás

El medio donde el niño vive, juega un papel preponderante en su desarrollo y está estrechamente relacionado a la actividad motriz y sensorial del niño. Estas relaciones con los demás están dominadas por la satisfacción de dos necesidades complementarias y fundamentales: necesidad de seguridad y de autonomía progresiva.
Las primeras relaciones y el clima afectivo determinan la elaboración de la autonomía progresiva:
  • El conocimiento del otro, inicialmente la madre, luego el padre, hermanos y después otros niños.
  • La relación de amistad que genera el campo afectivo: por un lado sentimientos de simpatía e interés, y por otro lado, sentimientos de decepción, frustración, celos, etc.
  • La colaboración con los demás.
  • El respeto a lo ajeno, que le permite al niño aceptar las nociones de permiso, prohibición, reglas, leyes, etc., que conforman la vida en sociedad.
La educación psicomotriz es una actividad educativa en la que el movimiento natural y vivido se constituye en el medio indispensable para lograr el desarrollo de la personalidad del niño.

Todas las actividades motrices están dirigidas a afianzar:

La relación consigo mismo, que lleva a la toma de conciencia de su cuerpo: como estructura total y segmentada.

La relación del niño con el medio exterior, de los seres y objetos.

Josefa Lora plantea que las clases de psicomotricidad deben comprometer el yo del niño tanto en el aspecto motor, intelectual y afectivo.

La tarea del movimiento es una actividad integral en la que siempre está presente la Acción, el Dialogo y la Diagramación.

La acción, está destinada a brindar experiencias corporales que permiten enriquecer la disponibilidad del movimiento.

El diálogo, proceso de expresión que permite la capacidad de comunicación del niño con el mundo de los objetos y de los otros.

La diagramación, que es la representación gráfica del movimiento mismo.


EL CIRCUITO




OBJETIVOS
-Ser capaz de observar y valorar el recorrido del circuito
-Respetar las limitaciones y ritmos de los demás
-Representar gráficamente acciones, posturas y expresiones
-Prestar atención y memorizar dos o tres ordenes seguidas
DESCRIPCIÓN
Construiremos con el material adecuado de psicomotricidad, en toda la sala formaremos un circuito para facilitar la ejecución y memorización de las diferentes actividades propuestas. Un grupo empezara primero a realizar el camino y así continuamente el resto de grupo observa atentamente. La actividad estará propuesta por diferentes zonas que podrían ser el siguiente. Un zona de colchonetas donde realizaran giros es decir, tumbados al suelo dando vueltas como croquetas sobre el propio eje longitudinal del cuerpo. Al salir de aquí encontraran obstáculos de madera que tendrán que caminar por dentro. Otra zona de aros que tendrán que saltar con los pies juntos y para acabar habrá un pieza en forma de puente de goma espuma dura.

Es una visión global de la persona, el término "psicomotricidad" integra las interacciones cognitivas, emocionales, simbólicas y sensoriomotrices en la capacidad de ser y de expresarse en un contexto psicosocial. La psicomotricidad, así definida, desempeña un papel fundamental en el desarrollo armónico de la personalidad. Partiendo de esta concepción se desarrollan distintas formas de intervención psicomotriz que encuentran su aplicación, cualquiera que sea la edad, en los ámbitos preventivo, educativo, reeducativo y terapéutico. Estas prácticas psicomotrices han de conducir a la formación, a la titulación y al perfeccionamiento profesionales y constituir



Ámbitos de desarrollo de la Psicomotricidad



Estimulación Psicomotriz (Psicomotricidad educativa):

Nace de la concepción de educación vivenciada iniciada por André Lapierre y Bernard Aucouturier que consideran el movimiento como elemento insustituible en el desarrollo infantil. Autores como Jean Le Boulch o Pierre Vayer consolidan esta tendencia. La práctica psicomotriz se dirige a individuos sanos, en el marco de la escuela ordinaria, trabajando con grupos en un ambiente enriquecido por elementos que estimulen el desarrollo a partir de la actividad motriz y el juego.

Reeducación Psicomotriz (Psicomotricidad clínica):

Nace con los planteamientos de la neuropsiquiatría infantil francesa de principios de siglo y se desarrolla a partir de las ideas de Wallon, impulsadas por el equipo de Ajuriaguerra, Diatkine, Soubiran y Zazzo, que le dan el carácter clínico que actualmente tiene. Se trabaja con individuos que presentan trastornos o retrasos en su evolución y se utiliza la vía corporal para el tratamiento de los mismos. La intervención debe ser realizada por un especialista, (psicomotricista) con una formación específica en determinadas técnicas de mediación corporal.
 PSICOMOTRICIDAD INFANTIL





En los primeros años de vida, hasta los siete años aproximadamente, la educación del niño es psicomotriz. Todo, el conocimiento y el aprendizaje, se centra en la acción del niño sobre el medio, los demás y las experiencias, a través de su acción y movimiento.
La psicomotricidad, como estimulación a los movimientos del niño, tiene como meta: 
- Motivar la capacidad sensitiva a través de las sensaciones y relaciones entre el cuerpo y el exterior (el otro y las cosas).
- Cultivar la capacidad perceptiva a través del conocimiento de los movimientos y de la respuesta corporal.
- Organizar la capacidad de los movimientos representados o expresados a través de signos, símbolos, planos, y de la utilización de objetos reales e imaginarios.
- Hacer con que los niños puedan descubrir y expresar sus capacidades, a través de la acción creativa y la expresión de la emoción.
- Ampliar y valorar la identidad propia y la autoestima dentro de la pluralidad grupal.
- Crear seguridad al expresarse a través de diversas formas como un ser valioso, único e irrepetible.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada